Qué no puede faltar en tu bolsa para llevarte al hospital cuando te pongas de parto. Consejos de Farmacia Lavapiés

Durante mucho tiempo me he resistido a este post, entiendo que es un clásico pero veo que es muy variable. Además, como me queda muy poquito para parir quería aprovechar mi estado para matar dos pájaros de un tiro.
Yo, aquí, como farmacéutica que prepara la bolsa de su segunda hija no quiero decir que esta sea el mejor pack de bienvenida de un bebé, tan sólo es el mío… habrá cosas que consideréis que faltan y otras que sobran 😉

Lo que organizo y preparo para tener listo el “día D” lo estructuro del siguiente modo:

PARA EL BEBÉ:

  • Pañales de recién nacido y toallitas: sé que hay muchos sitios donde recomiendan lavar con esponja jabonosa, me parece perfecto. Pero a mí la practicidad de las toallitas me tiene ganada para los primeros meses. Eso sí, coged unas buenas, a mi me gustan las de Mustela (el precio no es Hacendado pero merece la pena).
  • Crema de pañal: la diversidad es enorme pero parto de la base de que de entrada los recién nacidos vienen con el culito bien, así que cualquiera podría hacer el apaño (desde Nutracel a Eryplast).
  • Crema de cuerpo: con mi primer bebé me quedé petrificada de la piel sequita que tenía desde el primer día. Aún así no es conveniente echar crema los dos primeros días debido a la capa lipídica natural que todavía conservan (“vernix caseosa”). El maravilloso mundo de las cremas corporales de bebé merece más de un post que os dedicaremos más adelante.
  • Ropita para el hospital: yo me llevaré para el bebé 4 o 5 bodies + 4 o 5 pijamas mínimo, gorro, manoplas, patucos y calcetines y algún conjunto mono para salir en plan famoso o para visitas vip 😉
  • Accesorios para los primeros días en casa: solemos estar uno un poco agobiados con la novedad y mejor prevenir añadiría a la lista un protector salvacamas desechable (Sabanindas 60 x 60 está muy bien), gel para baño, tijeritas, pufff… lo que vaya surgiendo según necesidades que ya me estoy hasta agobiando 😉

PARA LA MADRE:

  • Homeopatía para el parto: a mí me fue genial en el primero y espero tener los mismos resultados esta vez. Ya os contaré 😉
  • Compresas tocológicas (100 % algodón)
  • Crema para pezones: recomiendo Purelan sin duda alguna.
  • Bragas desechables: sí, a mi que no me lo nieguen, vienen estupendapente, talla grande. Y las mejores son las de Chicco de rejilla.
  • Discos de lactancia: a mí me gustan los de Nuk, calidad-precio están muy bien.
  • Neceser de aseo: Parece obvio, pero no serías la primera a la que se le olvida meter el cepillo de dientes, la pasta, el cepillo de pelo y llevaros algo de maquillaje que el careto que se te queda da miedo.
  • Ropa para el hospital: camisón, bata y zapatillas (yo siempre prefiero pijama pero hay que reconocer que para el hospital es mucho cómodo camisón, acordaos de que andas con la vía por ahí como alma en pena. Y la ropa para salir del hospital (no os emocionéis, que las mamás de a pie salimos con una talla de 5  o 6 meses, así que no intentes librarte tan rápido de la ropa de embarazada 😉

PARA EL PADRE/ MADRE O ACOMPAÑANTE :

Aquí hay dos opciones: que se lleve aseo y ropa o que se vaya a casa cuando vengan las visitas a cambiarse. Yo soy más de la segunda opción, las habitaciones no son el Ritz y es una buena forma de que se despejen un rato.

PARA EL HIJO/A MAYOR (si hay)

Yo voy a llevarle un regalito porque es inevitable que se muera de celos con los mimos que recibirá la nueva hermana.

Pero sobre todo, lo que no hay que olvidarse de meter en la bolsa es una dosis grande de paciencia y actitud positiva, porque entre los consejos de los abuelos, las discusiones de los parecidos que no suele coincidir con lo que tu piensas, se lleva como se puede. Eso sí, lo recompensa todo nuestro bebé 🙂