mejora tu calidad de vida cambia el trigo por la espelta

Aunque suene novedoso precisamente la espelta, o también llamada escanda, lleva muchos siglos entre nosotros. De hecho, se considera el origen de todas las variedades de trigo que existen en la actualidad.
La producción mayoritaria se encuentra en Suiza y Alemania debido a la alta adaptación de esta variedad de trigo a climas que no son adecuados para otros cereales. Además, al ser más resistente que otros cereales no resulta necesario el uso de pesticidas, lo que permite que se le considere ideal para el cultivo ecológico.

Respecto al trigo común, la espelta tiene un mayor nivel de proteínas, minerales, vitaminas y oligoelementos.
Además de un generoso nivel de proteínas también contiene los ocho aminoácidos esenciales. Es muy interesante para aquellas personas vegetarianas.
 Tiene un alto valor nutricional por su buen aporte de magnesio, hierro, fósforo, vitamina E, vitamina B y betacaroteno.
La espelta nos aporta mucha fibra, siendo ideal, pues, para el estreñimiento, obesidad y cualquier problema causado por la falta de fibra.
También es muy rica en ácido silícico que es uno de los nutrientes más necesarios en nuestro organismo ya que forma parte de nuestros tejidos y órganos.

Entre sus múltiples propiedades destacamos las siguientes:

  1. Debido a su contenido en zinc mejora el funcionamiento de los vasos sanguíneos.
  2. El acido silícico lo convierte en un alimento muy recomendable para mejorar el tejido conectivo.
  3. La vitamina B le confiere propiedades antimigrañosas.
  4. Su alto contenido en triptófano ayuda a mantener el bienestar físico y mental
.
  5. La espelta es más digerible que el trigo común al contener bastante menos gluten y mejor fibra.
  6. No contiene colesterol.
  7. Es rico en ácido oléico y ácido linoleico, lo cual lo hace ideal para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Hasta aquí nada sorprende puesto que son propiedades que contiene muchos de los alimentos que consumimos a diario, si embargo, las personas con ciertas alergias cutáneas o subalergias mejoran considerablemente su calidad de vida al cambiar el trigo por la espelta. Esto no quiere decir que sea tolerado por celíacos, puesto que éstos últimos lo que tienen es una intolerancia al gluten y no una alergia.
Por lo tanto si eres de esas personas que experimentan algunos problemas de piel, cefaleas o dolores inespecíficos, te cuesta adelgazar, etc. sería interesante que sustituyeras el trigo común y te pases a la espelta.
El principal problema es que cuesta conseguir la espelta y además los panes, pastas, harinas y bollería hechos con esta harina son más caros ya que hay poca producción y mucha demanda.

Como extra, te adjunto unos links útiles para preparar tus recetas en casa:


 

Información nutricional de la espelta:

Valor energético: 1415 KJ/338 Kcal por 100 g
Agua — 11,02 g
Proteína — 14,57 g
Graso — 2,43 g
Carbohidratos — 70,19 g
Fibra — 10,7 g
Sodio — 3,0 mg
Potasio — 447 mg
Calcio — 22 mg
Fósforo — 401 mg
Magnesio — 136 mg
Hierro — 4,44 mg
Cinc — 3,28 mg
Flúor — 0,06 mg
Vitamina E — 0,79 mg
Vitamina B1 — 0,36 mg
Vitamina B2 — 0,11 mg
Vitamina B3 — 6,84 mg
Vitamina B6 — 0,23 mg
Vitamina B9 — 45 μg