Debo-vacunarme-de-la-gripe-informacion-Farmacia-Lavapies

La gripe es una enfermedad muy contagiosa causada por un virus que produce una infección aguda del aparato respiratorio. Muchas veces utilizamos el término “gripe” cuando tenemos un catarro algo más fuerte de lo normal, pero lo cierto es que la gripe es bastante más molesta e incapacitante que un simple resfriado.

Las principales diferencias entre gripe y resfriado común son que la gripe cursa con fiebre alta (más de 38°C), dolor de cabeza bastante intenso, dolores musculares y tos, pero no con secreción nasal, y generalmente tampoco con estornudos, irritación de ojos o dolor de garganta, que sí son frecuentes en un resfriado (suele cursar sin fiebre, y poco dolor muscular
o de cabeza).

El virus de la gripe se contagia muy fácilmente, a través de las gotitas de saliva de una persona infectada, que se expulsan por la nariz o por la boca al hablar, toser o estornudar. Es un virus con gran capacidad de mutación (va cambiando su estructura continuamente), lo que hace necesario tener que revisar las vacunas cada año para que puedan ser efectivas.

La mejor forma de prevenir la gripe

Es a través de la vacunación, que se realiza en campañas de octubre a enero en los centros de salud. En adultos es una dosis única, y en niños
de 6 meses a 8 años suele administrarse una segunda dosis si no han sido vacunados previamente.

No es necesario que todas las personas nos vacunemos de la gripe, puesto que en principio, si nuestras defensas funcionan bien, deberían ser capaces de impedir que el virus se multiplique en nuestro organismo y contraigamos la enfermedad.

Cuándo es aconsejable vacunarse de la gripe

Es aconsejable la vacunación de la gripe en los siguientes casos:

  • Personas mayores de 60 años
  • Personas mayores de 6 meses y menores de 60 que pertenecen a grupos de riesgo para la gripe:
    – Mujeres embarazadas, si algún trimestre de la gestación coincide con la temporada de gripe
    – Personas con enfermedades crónicas de base u otras enfermedades en las que una gripe puede producir complicaciones con mayor facilidad:
    · enfermedades pulmonares
    · enfermedades cardiovasculares
    · asma
    · diabetes
    · obesidad mórbida
    · insuficiencia renal
    · patologías relacionadas con la sangre
    · enfermedades hepáticas crónicas
    · personas inmunosuprimidas (por VIH, receptores de transplantes o
    inmunosupresión originada por medicamentos)
    · personas con implante coclear o que estén esperando uno
    · disfunciones cognitivas: síndrome de Down, demencias, etc.
  • Personas que convivan o cuiden a pacientes de riesgo (citados en el apartado anterior)
  • Personal sanitario, sobre todo los que estén en contacto más directo con enfermos de gripe o pacientes de riesgo.
  • Trabajadores de servicios públicos esenciales: bomberos, trabajadores de emergencias sanitarias, policías, militares, etc.
  • Trabajadores de centros geriátricos o de atención a enfermos crónicos, especialmente los que tengan contacto con personas vulnerables.
  • Personas que por su trabajo puedan estar en contacto con aves con sospecha o infección por gripe aviar.

Sin embargo, NO deberán vacunarse

  • Personas alérgicas a algún componente de la vacuna.
  • Personas con antecedentes de reacción alérgica severa a la vacuna de la gripe.
  • Personas con enfermedad febril aguda (deberán esperar a que desaparezca la fiebre y consultar con su médico)
  • Menores de 6 meses.

Contrariamente a lo que muchas personas creen, la vacuna de la gripe no puede causar la infección por sí sola, porque se fabrica con fracciones de virus muertos. Aun así, pueden aparecer efectos segundarios, como:

  • dolor, enrojecimiento, inflamación o induración en la zona del pinchazo (pueden durar hasta 2 días)
  • dolor de cabeza, malestar, dolor muscular, fiebre, cansancio y escalofríos, que aparecen entre las 6 y 12 h posteriores a la vacunación y duran hasta dos días (normalmente ocurren en personas que se vacunan por primera vez)

Aunque estemos vacunados, hay una serie de consejos para evitar contraer y contagiar la gripe:

  • lavarse las manos con frecuencia
  • no compartir vasos o cubiertos
  • protegerse del frío
  • evitar cambios bruscos de temperatura
  • evitar permanecer en locales cerrados y mal ventilados
  • cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar, con un pañuelo desechable (y tirarlo seguidamente) o con el antebrazo

Si a pesar de estas explicaciones tienes dudas sobre si debes vacunarte o no, consulta con tu médico de atención primaria para evaluar tu situación concreta.
Además de la vacunación, existen algunos medicamentos que nos ayudan a reforzar el sistema inmunitario y mantener a raya a virus y bacterias. En Farmacia Lavapiés, contamos con un amplio surtido de productos para adecuarse a cada situación y necesidad y prevenir las enfermedades invernales 😉